Los seguidores que cosechó Marcelo Ríos en Chile, durante su exitosa carrera en la ATP, no son nada nuevo. Sin embargo, encontrar seguidores del "Chino" fuera de las fronteras del país es más complicado. Todavía más a uno que se dedique a escribir un libro sobre el zurdo de Vitacura. Así es Mark Malinowski, periodista estadounidense que desde 1995 siguió a Ríos por los courts en los que jugó en Estados Unidos, principalmente. El norteamericano, que publicó en 2011 el libro de entrevistas sobre Ríos "The Man We Barely Knew" (El hombre que apenas conocimos), tiene claro cuándo nació su pasió por el chileno."Fue en 1995, en la primera ronda del Abierto de Estados Unidos. Perdió en el tie break del quinto set contra el sueco Thomas Enqvist. Ríos jugó como un mago y lució como un pandillero al mismo tiempo", recuerda Malinowski, que entrevistó a más de 50 personajes ligados al tenis que, de alguna manera, conocieron al "Chino". En su libro aparecen testimonios de Fernando González, Nicolás Massú, Paul Capdeville y los argentinos Hernán Gumy, Luis Lobo y Gabriel Markus. Además, hablan otras estrellas como Roger Federer, Rafael Nadal, Mats Wilander y Michael Chang. "Me gustaba el juego de Marcelo Ríos cuando estaba empezando. Fui lo suficientemente afortunado para verlo jugar varias veces", dijo el suizo, hoy número uno del mundo.Hoy, cuando el zurdo cumple 37 años, aparecen historias y recuerdos de su carrera tenística. Las anécdotasEl libro de Malinowski reúne también varias anécdotas e historias de Ríos en el tour, como una que involucró a otro chileno y un jugador de fútbol americano el día en que logró llegar al número uno del mundo."Salimos a comer con un grupo de personas, entre ellas Marcelo, a un restaurante de carnes en Miami. Estaba Chris Chandler, el mariscal de campo de los Atlanta Falcos. Estábamos al fondo, cantando canciones de los 80. En el medio de la mesa estaba Ríos con su equipo. Un hombre estaba en el mismo restaurante envuelto en la bandera chilena", cuenta en el libro Mike Nakajima, representante de Nike que conoció de cerca a Ríos."Cada diez minutos, el hombre se levantaba y hacía el típico 'Chi, chi, chi, le, le, le'. Ok, ya sabemos que eres de Chile. En medio de la cena, Ríos se levantó para ir al baño. El hombre también se levantó y lo siguió. Después, Ríos volvió a nuestra mesa y le dijo a Chris: 'Tienes que ayudarme. Golpeé a ese tipo'. Lo había noqueado. Fuimos al baño y el tipo estaba en el suelo. Chris le dijo: 'Creo que ya no necesitas mi ayuda'", contó Nakajima.Otra del "Chino", esta vez en la cancha, se puede leer en la contratapa del libro. La cuenta Michael Joyce, ex tenista profesional y compañero de Ríos en dos partidos de dobles durante 1996, habla sobre un partido que ganaron juntos."El estaba sirviendo 0-40 abajo. Triple punto de partido en contra. Su primer servicio fue fault. Después golpeó su segundo servicio lo más fuerte que pudo y fue un ace. Caminé hacia la línea de servicio y me dijo: 'Ahora lo ganamos'. Lo juro por Dios, el tipo empezó a golpear un winner en cada punto", contó Joyce.Claro que la personalidad de Ríos no genera consenso dentro del mundo del tenis."Ríos es el peor imbécil que conocí en mi vida", fue el juicio que, de entrada, emitió el ex número uno Ilie Nastase sobre el zurdo de Vitacura. Conocido es el encuentro que ambos tuvieron cuando el rumano bajó a los camarines a pedirle un autógrafo para su hijo y el "Chino" lo rechazó.Otro que no tiene buenos recuerdos del chileno es el argentino Guillermo Vilas. "Willy" opinó que Ríos "jugaba bien, pero nunca logró ganar algo grande". "Tenía cualidades para hacerlo, pero después su cuerpo se rindió. El dejó una imagen a los jugadores: una muy buena forma de jugar y una actitud rebelde", añadió el transandino.Más color le agrega al relato la historia que cuenta Andres Borowiak, quien trabajó en los torneos de Indian Wells y el ATP de Los Angeles, de donde Ríos fue expulsado tras insultar a un juez. "Una vez estaba viendo una pelea de Mike Tyson en el antiguo resort Hyatt. En eso aparece Ríos con cinco mujeres con minifalda y tacones. Todos miramos asombrados. Ni siquiera sé si vio un segundo de la pelea. El sólo estaba ahí con las mujeres. Fue una gran escena", contó Borowiak, quien además agrega que fue uno de los "afortunados" que tuvo que escoltar a Ríos después de ser echado del torneo.Otra anécdota la aportó Nick Bollettieri, quien conoce a Ríos desde los 14 años, cuando llegó a su rancho en Florida para hacerse profesional. El dueño del rancho donde el "Chino" desarrolló su tenis contó que durante la Grand Slam Cup de 1998, en Alemania, "Marcelo, que puede ser un tacaño a veces, intentó no pagarme después de ganarle la final del millón de dólares a Agassi. Dijo que ese torneo no era parte del tour de la ATP. Finalmente, igual me pagó".En cuanto a su calidad dentro de la cancha, la respuesta fue una sola. El propio Bollettieri dijo que Ríos fue "uno en un millón". "Lo que él tenía no se puede enseñar", añadió Here is the story link...www.latercera.com/noticia/deportes/2012/12/656-500570-9-habla-el-autor-del-libro-que-revela-las-mejores-historias-de-rios-en-el-tour-eras.html